martes, 27 de diciembre de 2011

...y Linux sigue funcionando

Hace 9 años me compré una computadora de escritorio. ¡Y todavía funciona!

He aquí el perfil de hardware: http://www.smolts.org/client/show/pub_d8b675e3-5473-4b9a-b326-bc93719af334.

Le he cambiado la fuente de energía no se cuántas veces. El CD-R/W ahora es un DVD-RAM. Un par de discos duros IDE (en RAID-1). Recientemente una tarjeta de vídeo -para poder seguir jugando quake3 (y quakelive).

Un tercer disco duro tiene el sistema de las ventanas. Sobra decir que el equipo no da para más que XP. Pero en Linux es otra historia.

Aprovechando los días de asueto decidí instalarle Fedora 16 (¡descansando haciendo adobes!). La estrategia de copiar las imágenes y usar el grub para cargarlas no parecían ser las mejores: el puntito avanzaba a paso de tortuga. Desde Fedora 15 el tiempo para echar a andar las enormes imágenes de instalación ha sido un problema de paciencia. Así que utilicé un nuevo enfoque: BFO.

boot.fedoraproject.org (BFO) es una manera de iniciar equipos para poder correr medios de instalación y de otro tipo via red. Decidí utilizar grub para cargar la imagen del kernel bfo.lkrn.



Para acelerar el proceso de instalación, en lugar de utilizar los repositorios por omisión, puse los datos de mi entorno local de instalación vía red.



El efecto fue dramático. Las imágenes de instalación se cargaron de volada. Ahora sí, la instalación corría como de costumbre. He aquí el contenido del "Monitor del Sistema" una vez terminada la instalación:



Por último, pero no menos importante, la post-instalación: updates, repositorios adicionales, y aunque la tarjeta de vídeo funciona perfectamente con el driver por omisión (nouveau), le puse los drivers de nVidia. No en balde, el motivo de compra de este equipo es, y ha sido siempre, jugar quake.



Tengo la última distribución de Fedora, con todo y efectos 3D (circo, maroma y teatro). Nada mal para una computadora que está a punto de cumplir 10 años.

¿Tu sistema operativo puede hacer lo mismo?
Publicar un comentario