viernes, 6 de noviembre de 2015

Cuidados después de una operación de la columna

II. Control del Dolor

Uno de los aspectos importantes es el control del dolor. Mientras uno está en el hospital los medicamentos para el dolor se suministran por la vía intravenosa, en dosis y horarios controlados por el personal.

Al salir, pasan a ser administrados por vía oral. La dosis y el horario también deben ser observados, ya sea por uno mismo o por quien cuida al paciente.

Existen varios orígenes para el dolor:

- La herida de la operación
- Los implantes internos
- La manipulación de la columna
- La nueva mecánica de la columna
- Dolores fantasmas

Para cada tipo de dolor existe un tipo de medicamento. Algunos pueden ser Medicamentos Controlados, por lo que puede llegar a ser complicado resurtir las recetas en el tiempo adecuado. Por lo general no es así.

Es muy desagradable irse a dormir o despertar con dolor debido a que "se pasa" la hora de la dosis.

Eventualmente el dolor debe disminuir considerablemente. Y como paciente no hay que cometer el error de decir "no duele" cuando en realidad nos duele poco comparado con los episodios de dolor intenso cuando evidentemente "nos duele".

Por el momento, el dolor parece estar controlado. Hasta la siguiente dosis.


Publicar un comentario